28 Julio, 2009 11:46
iniciohistoriaservicioreservaciongaleriacontactenos

Aprincipios de los años 30,  ocurrió el escándalo que sacudió y conmovió a las familias leonesas tras el múltiple asesinato por envenenamiento a ciertos habitantes de este Municipio.

El autor de esos despiadados crímenes y de otros más fue Oliverio Castañeda, quien nace el 18 de febrero de 1908, de nacionalidad guatemalteca, maestro graduado, estudiante de derecho en la Universidad de León, distinguido y el mejor de su carrera.  Por una parte, con una refinada educación; ademanes versallescos al natural, rostro y cuerpo elegantes, agradable trato, diplomático incipiente, carismático, por la otra, era amigo de fomentar la discordia, ladrón, medio brujo, mentiroso, fantasmagórico, hombre capaz de cruzarse de balazos con cualquiera, tenorio afortunado y envenenador inclemente. Encierra faceta de bondad y maldad a la vez….

Castañeda, trae a la ciudad a su reciente esposa Martha Jerez, quien muere el 13 de febrero de 1933. Ocurrida la tragedia de su esposa, la familia de Don Enrique Gurdian Herdocia lo invita a vivir con ellos en su casa de habitación. (Sitio que actualmente sigue existente en el centro de la ciudad de León, Hotel Enrique III, lugar restaurado para promover el turismo y, al mismo tiempo para que usted se sienta partícipe de nuestra historia y conozca acerca de la importancia  que este recinto tiene para los leoneses). Ena Gurdian Castro, La única hija del matrimonio muere el 3 de octubre, y el 9 del mismo mes muere Don Enrique, todos en circunstancias similares, naturalmente, el médico forense le realizó análisis a los cadáveres, dictaminando que efectivamente murieron como efecto preciso y consecuencia natural de envenenamiento por estricnina.

 

Aparentemente,  los rumores por parte de la población y las sospechas que las autoridades tenían sobre Castañeda fueron los medios que determinaron su captura.  Mariano Fiallos Gil, recién graduado de abogado y compañero de estudios de Oliverio, en la escuela de Derecho de León , es juez del distrito para lo criminal y es el encargado de firmar el auto de prisión el 27 de noviembre, pero, la resolución de el caso obedeció más a la decisión de la guardia Nacional  que a las conclusiones inferidas del proceso judicial, realizado por el Juez Fiallos, decidiéndose aplicar a Castañeda la ley fuga dándole fin a la  vida de este insólito personaje el 7 de julio de 1936, a la edad de 28 años.

Castañeda: mente satánica, propulsor de rumores y calumnias, con la afición de enamorar mujeres; el asesinato por medio de veneno fue su obsesión, y entre su larga lista de víctimas se le señalaba como envenenador de su propia madre.  ¿Será la muerte del Doctor Oliverio Castañeda una forma de castigo divino?  O ¿Es la familia Gurdian la que ha sido castigada por su insolvencia moral? , ¿Era Castañeda un calculador y despiadado delincuente?, ¿O era no más que víctima de un tara incontrolable que lo impulsaba hacia el sendero de un maquiavélico comportamiento?, ¿Por qué estricnina?, ¿Cuál era su plan?, ¿Qué lo motivaba?,
¿Será que sintió algún remordimiento de sus actos?, ¿Llegó a arrepentirse antes de su muerte o siguió con su mente malévola hasta el final de sus días?.... Toda esta interrogante revive el pasado histórico en el que tuvo lugar el proceso penal más sonado e interesante de que se tenga noticia hasta el día, y en el que su principal protagonista fue Oliverio Castañeda y cada rincón dentro del Hotel Enrique III, que se convierte en una fuente narradora para todos aquellos que se interesen en lo que allí un día sucedió.

e-mail: hotelenrique3@cablenet.com.ni    Telef.: 2311-4015 / 84162754    León-Nicaragua